jueves, diciembre 22, 2005

Nintendo y su Revolución

La verdad es que la presente situación de Nintendo DS en el mercado nipón abre una serie de interesantes interrogantes de cara al futuro. Esta consola ha sido la primera piedra filosofal del cambio de Nintendo. En un momento determinado, en Kyoto se dieron cuenta que seguir por el camino actual no iba a depararles nada bueno. De igual forma vieron también que, con Sony entrando en el mercado portátil, podían llegar a verse de nuevo desplazados a largo plazo, esta vez del universo portátil ¿Cuál fue la solución que encontraron en Nintendo a todo esto? Una tan simple como compleja, dejar a un lado el factor evolución y hacer suyo el de revolución.

La evolución es un concepto caro. Hay que gastar mucho dinero en desarrollar todo tipo de chips, tarjetas graficas y demás parafernalia para poder lograr estar a la última y conseguir rivalizar con tus competidores. Esto es algo que un par de empresas como Sony y Microsft, que no solo viven de los videojuegos y que cuentan con otros departamentos que económicamente pueden hacer de airbag ante una posible debacle, pueden permitirse. Nintendo en cambio vive de los videojuegos, para ella lo son un todo y no puede permitirse grandes errores sino quiere verse en una situación tan comprometida como la que vivió Sega, situación que le obligó a abandonar el mundo del hardware doméstico.

Bien es cierto que Nintendo cuenta con un factor que Sega no tuvo y que no es otro que el potente mercado portátil que mueve. Pero de nuevo creo que Nintendo, sabiamente intuyo que con Sony entrando en liza, el tema de obtener licencias exclusivas para su consola de las sagas consagradas iba a ser mucho más complejo esta vez. Después de haberse visto apartada paulatinamente del liderato en el mercado domestico, verse también en una situación similar en el portátil podría colocar a Nintendo en una situación muy delicada, literalmente entre la espada y la pared. Creo que aquí fue donde decidieron dejar de jugar con las mismas armas que el resto y dar un paso diferente, un paso hacia la revolución.

Esta claro que para revolucionar también debes gastar una buena cantidad de dinero, pero sobretodo debes exprimirte el coco en busca de algo diferente. A Nintendo si hay algo que le sobra es imaginación, así que no les costo demasiado el meter a sus mentes pensantes en busca ese algo diferente. La primera arma que lanzaron fue Nintendo DS, una consola cuya mayor virtud no era el poseer dos pantallas, sino el tener una de ellas táctil. Si a esto unimos otras características, como su micrófono incorporado, ese modo wifi para jugar online o el poder, con un solo cartucho jugar hasta ocho players, nos topamos ante una maquina que ofrece unas nuevas opciones de juego con las que antes no se podía contar, una de ellas solo a su alcance.

La apuesta era arriesgada, ya que no se priorizaba totalmente la potencia grafica de la maquina, algo muy de moda en los tiempos que corren y de lo que Sony si se preocupaba con su PSP, pero parece que empieza a dar sus frutos. Japón literalmente adora a DS, las ventas se han multiplicado y las franquicias de Nintendo que ahora se aprovechan de una o varias de las características únicas de DS, no paran de venderse con unas cifras espectaculares. Si a esto unimos que gracias a no rivalizar directamente con PSP puede tener sagas que también aparezcan en esta última, tenemos un caballo ganador. Me explico mejor, luchando de igual a igual, con el tiempo puede que algunas sagas importantes se vayan a la competencia y te quedes sin ellas, pero si tú ofreces una jugabilidad diferente, es probable que ninguna de ellas te abandone, sino que se vea hábilmente adaptada a tus capacidades únicas. Con esto te aseguras un catalogo espectacular sin tener ni que luchar, contando además con las siempre populares sagas propias de Nintendo.

Pero no acabo aquí el proyecto de Nintendo, no solo lo portátil necesitaba tener una revolución para sobrevivir a largo plazo, lo domestico ya lo necesitaba imperiosamente, pues allí no solo Sony ya les había adelantado, sino que un gigantón como Microsoft les había arrebatado una gran parte del pastel. Seguir el camino que marcaban estas dos rivales, el de una evolución desmesurada, implicando una inversión económica totalmente desorbitada, mas la visión de verse de nuevo globalmente relegados a una tercera plaza, fue lo que acabo en la decisión de crear a Revolution.

Revolution tiene todas las de convertirse en el terreno domestico en lo que DS se esta convirtiendo en el portátil, pero es que esta puede ir incluso mas allá. Imaginaros una consola, por características jugables completamente diferente a X360 o PS3 y con un precio realmente económico. Mientras Sony y Microfot lucharan por unos mismos juegos, Nintendo, con un concepto totalmente diferente no tendrá rival. Si Final Fantasy o Dragon Quest, por poner los dos ejemplos más sangrantes del mercado nipón, con total seguridad solo saldrán en PS3 o en X360, Nintendo podrá tener una versión propia de ambos títulos que nuevamente se adapte completamente a sus características únicas de juego, sin tener que rivalizar con las otras dos.

Esto les da una ventaja táctica muy importante. Mientras dos rivales se debilitan mutuamente, tú, en tu diferencia, puedes fortalecerte. No solo porque Nintendo contara con sus potenciales y fieles seguidores, sino que todo aquel que tenga en casa una PS3 o una X360 a su vez podrá estar muy interesado en adquirir como segunda consola algo tan diferente como será Revolution. Esta posibilidad será aun mayor si como prometen, el precio de la maquina acaba siendo realmente económico, en este caso nos encontraremos con un potencial numero uno. Nintendo, con su política de hacer algo diferente, cuenta con un as que puede devolverle al numero uno.

Todo porque, como ya sabréis, Revolution va a ser una consola completamente diferente en concepto jugable a lo que todos conocemos. De momento hemos podido ver su mando, un aparato que todo aquel que gusta de esto de los videojuegos, si realmente adora el mundillo y no es un freak encegado por una marca, esta interesado en poder probar. Además, siempre según Nintendo, eso no es lo único sorprendente que Revolution esconde y prometen que aun queda algún secreto por descubrir. El E3 de este año que viene, será el momento culminante en el que podremos finalmente ver a Revolution como un todo, no solo como unión de promesas.

La verdad es que DS ha sido un experimento que ha demostrado que hay mercado potencial para una jugabilidad diferente. Japón se ha rendido completamente ante un nuevo camino y seguro que pueden acabar por rendirse también ante el encanto único de Revolution. América y Europa, parece que poco a poco también se van dejando querer por esta nueva forma de jugar, pero son mercados que priman mucho más el apartado grafico de un juego por encima del jugable así que quizás cueste un poco mas entrar. En estos mercados somos raros, en general, hasta para eso, preferimos algo bonito a algo jugable, cuando la base de los videojuegos es jugar, no solo ver.

A ciencia cierta no podemos pronosticar al 100% que va a suceder a largo plazo con DS o con Revolution, pero sin duda Nintendo ha visto que los grandes cambios socio/culturales de nuestro mundo han llegado como consecuencia de una revolución, veanse la francesa o la industrial como ejemplos mas claros y conocidos. La compañía de Kyoto quiere poner su grano de arena en esto de las revoluciones y ofrecernos una a nivel de videojuegos…¿Nos apuntamos? Yo, creo que va a ser que si.

3 comentarios:

cry dijo...

Sip... Que bonito te ha quedado. ^_~

Anónimo dijo...

Me ha encantado.Una muy agradable lectura.Felicidades.

Dquest dijo...

"trenquem la closca del ou per revolucionar el món!"

Muy buen artículo, aunque ya era de preever todo lo q pasaría en función de si cuajaba la idea de la DS en japón.